miércoles, 11 de abril de 2012

Abrazos en ruinas

Soy un desgraciado con suerte,
un payaso indolente
y un fracaso brillante.

Soy un no ser que es a cada instante
una hoja caduca de un árbol perenne.
Anónimo popular, solitario, rodeado de gente.

Soy un raro común y un invicto vencido,
ileso malherido, silencioso charlatán.
Tu mejor enemigo, el polvo de tu roca.



Soy un abrazo en ruinas...
¿Qué soy?

Sólo palabras que brotan
y hablan de lugares y momentos,
de las ruinas de tus besos,
de las ruinas de tu silencio,
de las ruinas de tu querer.

Un largo quiebro en el centro del ruido.
Beso sincero
perdido entre abrazos,
abrazos en ruinas
y con el tiempo erosionados.

Descendiente de los lamentos
que se vistieron de sonrisas,
y dijeron, con ojos empañados,
que todo iba bien.

¿Quién fui?

Sombra y recuerdos, antecedente
de caso cerrado, pieza de museo
de valor incalculable, sin embargo,
¿a quién le importa lo que fuí?

¿Qué seré?

Lo de siempre, cambiando,
lavado de cara para cada mañana
ganas permanentes de seguir caminando,
caminando entre las ruinas de tus abrazos.

Y cuando busques entre los escombros
de nuestro triunfo y fracaso
sólo encontrarás ruinas.

Ruinas de un ayer,
ruinas de un mañana,
ruinas de un hoy.

Y cuando busques entre las ruinas,
los encontrarás, esperándote.
Porque entre las ruinas...
encontrarás mis abrazos.

2 comentarios:

Adriana Calero dijo...

MOLA!! =)

Elisabet S dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.